2021-10-14

:Instagram como herramienta de vigilancia a los empleados:

Escuchaba una entrevista a un famoso chef de cocina que ha abierto varios restaurantes. Una de esas nuevas estrellas del firmamento culinario con miles de seguidores en las redes sociales. Contaba brevemente cómo era llevar un negocio con varios locales y decía que los clientes cuelgan fotos de los platos en Instagram y si veo fallos me pongo en contacto con el local para solucionarlo. Eso puede ser a las tres de la tarde o a las once. Que a lo mejor eran fallos que el cliente no veía, pero él sí.

Bienvenidos al futuro, o no tanto, porque esto no es nuevo en esencia. Las empresas y empresarios siempre buscan la forma de vigilar a los empleados. Lo que me llama la atención es el uso que se le da a una situación aparentemente inofensiva en ese sentido. Por un lado el cliente que hace una foto y quiere pregonar lo bien que se lo pasa en ese restaurante, pero que no tiene intención de participar en una vigilancia. Por otro lado el empresario usa la red social para, entre otras cosas, vigilar lo que hacen sus empleados. Y a su vez tanto clientes como empresario también están monitoreados por la empresa dueña de Instagram, que permanece vigilante a todo lo que pasa en su servicio.

Aunque no al mismo nivel o con igual poder, todos acaban siendo vigilados y vigilantes. En un giro algo rocambolesco todos participan en un gran panóptico queriendo o sin querer.