2022-02-17

:Sobre teorías de la conspiración:

Recientemente he confirmado lo poderosos que son los discursos lanzados por las clases dominantes. Siempre es interesante ese momento en el que la realidad te golpea y crees confirmar lo que ya sabías.

Discutía sobre una ley que a mí me parece injusta porque penaliza a las personas con menos recursos, concretamente lo que comentaba en #232. Mis interlocutores eran un congoleño y un marroquí. Yo aporté algunos datos y dije que era una ley injusta. Rápidamente la discusión subió de tono y el congoleño decía la ley es la ley y hay que cumplirla. Yo replicaba que las leyes se pueden revisar. El marroquí comentaba que hay gente muy vaga. El congoleño asentía sí, sí. Se cuelan en el transporte sin pagar. Eso es anarquía. Ahí ya estaba fuera de juego, ¿qué se puede responder? Eso no tiene nada que ver con la anarquía, no se trata de suprimir todas las leyes, decía yo. El marroquí: esos reciben ayudas sociales, no son pobres. No quieren pagar. El congoleño, junkies, junkies, son junkies. Reciben ayudas sociales, comida, los he visto, no pagan. Tiene que haber orden, la ley es la ley. Yo con algún que otro dato, no creo que sean solo junkies. Si hay leyes injustas no se puede vivir en democracia. Las leyes tienen que ser adecuadas y las penas proporcionales al delito cometido, e ir a la cárcel por no pagar el transporte público es exagerado. (por cierto, hablamos de una ley que viene del nazismo). El congoleño saltaba Schröder lo hizo bien. Antes la gente se quedaba en casa sin trabajar y él obligó a la gente a trabajar por un euro.

En fin, la ley es la ley, y te lo dice el mismo que luego pone el grito en el cielo porque algo no le conviene, por no hablar de que también estos se saltan la ley cuando ejem... Bueno, eso es otro tema. Discursos parecidos también se los he escuchado a otros colegas y ahí es cuando una amalgama de conversaciones pasadas han encajado en mi cabeza. Ha sido el momento de comprender que una buena parte de currelas se creen muy trabajadores y que quien no trabaja es muy vago. Currelas que incluso lo han podido pasar mal, que a lo mejor han estado en el paro o tienen a alguien cercano sin trabajo. E interiorizan el discurso de unas clases que los odia, sin que ello signifique que no sepan identificar la diferencia de clases.

Es un discurso ampliamente extendido. ¿Pero por qué llamarlo discurso? Mi teoría: este discurso es una de las grandes teorías de la conspiración lanzada por las clases dominantes en el siglo XXI. Claro que a ese discurso no lo llaman teoría de la conspiración, sino que ya es una realidad, de la misma manera que para un conspiranoico también son una realidad sus chifladuras.

Definir una teoría de la conspiración es complicado, pero en esencia no deja de ser una teoría simplona que intenta explicar algo que no se entiende o no se quiere aceptar (no entro en los laberintos sicológicos de los miedos). Y aquí tenemos a las clases dominantes lanzando esta teoría de gente vaga para explicar por qué ellos no consiguen trabajadores baratos para sus empresas.

Los grupos de poder compiten entre sí y descalifican a las otras teorías siempre que pueden. Con esto quiero decir que no hay UNA clase dominante que actúe consecuentemente. Esto lleva a un efecto llamativo, porque tenemos a los conspiranoicos de que la gente es vaga y no quiere trabajar diciendo que el gran problema del mundo actual son los antivacunas. Por poner un ejemplo, no es mi intención defender a los antivacunas. También habrá antivacunas diciendo que la gente es vaga, aquí cada uno se agarra a las teorías ¿conspiranoicas? que mejor explican su mundo. Por mi parte me parece más problemática y nefasta para el mundo ese discurso de que la gente no quiere trabajar que lo otro de las vacunas, que también es un gran problema.